viernes, 24 de junio de 2011

LA ARAÑA LUMINOSA DE LA NOCHE




Anoche admiraba un cielo plagado de estrellas. El ligero viento se envolvía con la humedad del jardín. Me sentía serena pero una nebulosa extraña ceñía el ambiente. Algo o alguien me acompañaban en mis divagaciones nocturnas. Percibía su presencia.

Pedí una señal, advertir algo inusual en la oscuridad de la noche. Al cabo de unos segundos descubrí una pequeña mancha blanca cerca de las grandes hojas del níspero de mi pequeño vergel. No reparé demasiado en ella hasta que comenzó a moverse. Llamó mi atención. Me fijé aun más en aquel pequeño punto blanco que se desplazaba. Unos hilillos casi imperceptibles cruzaban del níspero a otro de mis arbustos, un madroño. Me sorprendí; era una araña de un blanco resplandeciente; desde luego no es frecuente en la oscuridad encontrar dicho ser.

Efectivamente me cortejaban. Le salude en silencio desde mi corazón. Otra de las muchas señales de mí renacer, de mis nuevos comienzos. No sé cuánto tiempo permanecí contemplando aquella pequeña araña que simulaba volar pero mi calma se acrecentó. Era feliz, mis ojos veían como si hasta ahora hubieran estado ofuscados.

Señales y mensajes del universo. Cómo expresar el inexplicable elenco de sensaciones que nunca he sentido. Esa alegría interior que me invade y descontrola. Nuevos tiempos con experiencia insólitas.

Te sonríes pues no entiendes muy bien a qué me refiero cuando te cuento mis percepciones. A veces piensas que mi euforia es porque pierdo cordura. Te gusta verme reír y feliz y ¡Qué diablos! Si me estoy volviendo loca que el mundo pierda la razón; pues te encanta, te da serenidad y dicha.

Soy la araña luminosa de la noche que flota en el viento e hila su tela para atraer lo que demanda el alma. Esos deseos escritos con tinta invisible para guardarlos en la caja de los sueños, donde permanecerán hasta arder en la hoguera del solsticio del próximo año. Todos se habrán cumplido. Noche mágica y de brujas.
Una nueva forma de existencia con resultados enigmáticos y sorprendentes. No quiero abandonar este entorno aunque me tomen por loca. Una entusiasta, la eterna ingenua que no se entera de nada.

Coexisto feliz. Quiero que el poder del amor invada mi entorno atrayendo todo lo que merezco y se merecen los que amo. Me ha ido bien perdonar, hablar de lo positivo y olvidar agravios. He aprendido y quiero seguir haciéndolo pues soy la araña luminosa de la noche que flota en el viento e hila. El cosmos viene hacia mí y yo dormito en la mecedora observando las estrellas.