viernes, 26 de agosto de 2011

RENACIMIENTO




Tapizaste el camino de pétalos amarillos
Como si el sol usurpara la calzada.
Te descubrí,
Seguí el aroma en la mañana.
Mis azules sábanas eran las alas
De la mariposa del alba.
Volé y sobre el arco iris
Tupí mi crisálida.
Y amaneció un nuevo día,
Y el viento hinchó las velas del destino
Dejando tras de sí estelas de miedo y olvido.
La lluvia limpió mi rostro lánguido
Sonrojando las mejillas
Otro cuerpo, otro corazón, otra alma
Otro rumbo y otra estampa.
La indulgencia en el tiempo
Apaciguo la llama.
El ascua espera incitar la luz
En la nueva alborada.