martes, 28 de septiembre de 2010

APRENDI







Aprendí que el tiempo hace olvidar los agravios,

que vivir en soledad no produce daño

si uno se quiere así.


Que las noches estrelladas pueden contemplarse,

Extasiando de belleza, millares de estrellas

rasgadas por una esférica luna que desafía mi rostro.


Aprendí que el sol calienta mi imagen e ilumina mi alma,

mi corazón palpita,

No necesito a nadie para poder sonreír.


El rojo de las rosas las ascuas de la pasión avivan

Que soy yo la que siento

Y no la presencia de tu alma.


Te quiero porque me quiero

Porque al fin y al cabo,yo soy, y porque soy, amo

y porque siempre fui así.


Tus ojos me advierten

Que lo sabes y me amas como soy

Porque estaba escrito

Que él tendría que irse para tú poder venir.