miércoles, 20 de octubre de 2010

FILOSOFANDO



Detesto nefastos pensamientos y aptitudes,
aspiro a volver a ser la ingenua que siempre fui.
Confiaré sin especular en que pueda ser herida,
intentaré por mi trayectoria peregrinar así.
Voy superando barreras, saltando agravios que antes no pude salvar,
y siento que mi alma está serena, mis fuerzas se comienzan a equilibrar.
Doy gracias por el día a día, jamás dejé de caminar.
La verdad y la justicia siempre afloran,
aunque no lo veamos o tarde en llegar.
Pretendo que mi mente se haga sabia,
que comprenda las decisiones que tú un día llegaste a tomar.
Persigo estimar sin condición, pues con dicho talante
alcancé la fortuna que enriqueció mi hogar.
Quiero amar donde no me amaron, así pude perdonar.
Ansío que mi corazón ilumine las sonrisas
de los que a mi lado siempre estuvieron y están.
Averiguar que todo pasa por una causa.
Las lecciones de la vida se dan a base de tropezar.
El sol, aun con esfuerzo, supera las nubes y sale tras la tempestad.
Hoy miles de mariposas en mi nuevo camino me protegerán.