martes, 2 de noviembre de 2010

TANGO.




Eres un tango rotundo y apretado,
Caminar arrabalero en mi corazón
enredado,
Intenso y sensual
Por una cabeza, moriría en tus brazos.

Envuelta en sonidos de violines y bandoneón,
Anhelo a sentir tu limpia mirada,
Desvistiendo mi cuerpo,
mi alma.
Caminito de nuestro rincón.

Rincón que nadie conoce
Soledad de nuestra pasión
Silencio,
que no interrumpan.
Bésame en la boca y hazme el amor.

Y a la luz de un candil me acurrucaré,
Sintiendo tus latidos cabalgando a mi lado
Sin mentiras, sin ropa,
Desnudos,
seguiremos soñando.

Y si mi noche triste, y si no estás a mi lado
Y si seguimos por diferentes caminos,
Solo viéndonos de vez en cuando.
No importa,
siempre nos tenderemos la mano.

(Esta poesía recoge en su letra algún que otro título de un tango)