martes, 8 de febrero de 2011

LA LLUVIA DE LA VIDA




La lluvia sobre mi tejado,
destierra sed, pasado.
Resbalan las gotas, como las lágrimas
para definitivamente morir,
no en vano.
Tierra y alma depuradas,
fresca fragancia,
hierba mojada,
brotes de una nueva Ilusión.
Ya no soy
evolucione, liberé cadenas,
no me justifico
con nada ni nadie
haré lo que me satisfaga,
lo que serene mi inquietud.
Deleitaré cada instante con el alma.
Si me apetece contemplar la lluvia,
disfrutar del instante,
sonreír al cielo
Y en el sillón dormida
Soñaré.
Un sol inmenso.

Hace, mas o menos dos año, compuse esta poesía. Aún no estaba curada como hoy, pero comenzaba a limpiar mi alma.
Espero que os guste