martes, 1 de febrero de 2011

AMOR





Tú me dices que el amor no existe,
Pero aun siendo ínfima su existencia
Es y será infinita.
Pues yo le sueño
Y sé que tú
En la profundidad de tus entrañas
También le anhelas.
Quieres serenar tu espíritu
Con su presencia.
Y yo, feliz por haber gozado de sus revelaciones,
Quiero que tú compartas,
Que des y recibas
Su aliento en tu oído
Susurrando caricias
Ardiente candela.
Mira con los ojos del alma
Siente el crepitar de la llama
Cuando tu mano roza mi espalda.